Blogia
Quieres saber lo que pienso? Pasa, lee, y sabrás cómo me siento...

Mi sueño nuestra historia (partes II y III)

Parece que hace siglos que empecé a contar nuestra historia, pero recuerdo perfectamente cómo me sentí al escribirlo. No podía dejar que muriera en mi corta memoria todo lo que he vivido contigo. Hoy, 3 años (y 1 día por problemas de lo que se podría llamar espacio-tiempo) después de empezarlo todo, te he escrito una escueta tercera parte. Siento que no haya sido tan bonita como las 2 anteriores, pero he perdido la práctica en la escritura. Espero que te guste. Feliz declara-aniversario :D

Te quiero y lo sabes :)

Para los que queráis leer la primera parte aquí la tenéis. Tiene fecha de Julio que fue cuando la publiqué, pero todo empezó para los dos un 17 de Junio.

Mi sueño, nuestra historia  (Parte II)

 

Tras permanecer inconsciente por un tiempo,

Desperté gracias a una voz, tu voz.

Me devolviste a la vida solo como tú eres capaz de hacerlo.

Abrí tímidamente los ojos esperando verte a mi lado.

Mi vista no me engañó, allí estabas, pero yo seguía extrañado.

¿Qué ha pasado? – Te pregunté

Nada, olvídalo – respondiste. Lo importante es que ahora estoy aquí, a tu lado.

¡Cuánta razón tenías!

Después de oírte decir eso, lo demás poco me importaba.

Tan solo asegurarme que de mí nunca más te alejaras.

Mi mirada de ti no se apartaba,

¿Cómo podría dejar de contemplar a la persona a la que más amaba?

Tú me devolvías cada mirada acompañada

 De una bella sonrisa que parecía detener el tiempo.

El mundo ya no volvería a ser como lo conocí,

Pero qué más da, si ahora todo mi mundo giraba en torno a ti.

Deja que entre la luz de un nuevo amanecer

Y nos ilumine mientras contemplo como sueñas.

Déjame ser parte de tu vida,

Hasta que haga de tus sueños una realidad,

Y de tu realidad algo de ensueño.

Tras aclararme lo sucedido me tomaste la mano y prometiste no separarte de mí.

Miro a mi lado, te busco, aún estás aquí.

En ese momento se dibuja una sonrisa en mi cara.

En ese mismo momento sé que no te cambiaría por nada.

¿Por qué estás tan feliz? – me preguntaste, aún sabiendo la respuesta.

Porque no sabes las veces que soñé con esto, las veces que te imaginé junto a mí –  respondí

Y ahora sé que mereció la pena luchar contra el mundo,

Contra toda aquella gente que amablemente me pedía que desistiera.

Que me decía que tú nunca me amarías y que más de un desengaño me llevaría.

Aquellos que veían a una cría, donde yo veía la mujer de mi vida.

¡Oh eso yo no lo sabía! – exclamaste sorprendida.

Ay niña… hay tantas cosas que no te he contado – te dije en voz baja.

Si supieras que contra mucha gente me he levantado para poder estar a tu lado,

Yo creo que no me dejarías ir.

¡Me parece una buena idea! – me dijiste sonriendo.

Pues abrázame fuerte, y no me sueltes nunca – respondí mientras mi imaginación volaba y mi corazón se aceleraba.

 

 

Esta es nuestra historia como la estoy viviendo,

Cada día más feliz pensando en lo que queda por venir.

Aún queda mucho tiempo, pero me he propuesto que la espera merezca la pena.

Gracias por esos maravillosos ratos  que hemos pasado juntos

Y por los que de seguro vendrán.

 

Mi sueño, nuestra historia  (Parte III)

Ya de vuelta de mi mundo hecho de sueños me encontré entre tus brazos,

un momento para atesorar por años y años.

Todo salió mejor de lo esperado, mi corazón estaba más que recuperado.

Con fuerzas para seguir adelante con nuestras metas y futuros logros,

con ganas de convertir un "tú" y un "yo" en un nosotros.

Me parece que no era el único porque tus brazos aún me envolvían.

Te abracé...  ¿Quién resistirse a eso podría?

Durante todo este tiempo ha habido breves momentos en los que nos hemos separado,

hoy veo que solo era un alto en el camino para volver con más fuerzas a tu lado.

El tiempo que pasamos juntos va aumentando por momentos,

las ganas de vernos más le acompañan en ese crecimiento.

Pero no te preocupes mi niña pronto tendrás finalmente mi corazón,

mirarás tu dedo anular y encontrarás una prueba más de mi amor.

No cambiarán demasiado nuestras vidas,

o quizá cambiarán radicalmente.

Todo depende de cómo quieras pasar el resto de tus días,

y de las ganas que tengas de verme.

No hace falta que te pregunte cuantos días quieres pasar conmigo,

pues sé que responderías:  "¡De Lunes a Domingo!"

Hoy hace tres años que saqué el valor suficiente para decirte lo que sentía,

y no sé por qué tenía la sensación de que tarde o temprano me corresponderías.

Después de todo este tiempo hemos vivido momentos inolvidables,

todos ellos llevándonos a una verdad innegable.

Quiero  pasar contigo toda la eternidad,

deseo conservar nuestro amor intacto para la posteridad.

Contarle a nuestros hijos cuyos nombres no desvelaré,

que perdidamente de ti me enamoré.

Que momentos malos hemos pasado,

pero al lado de los buenos, en nada han quedado.

Que gracias a una cuerda especial estuvimos siempre unidos,

que nunca te dejé, en ningún instante me abandonaste, y Él siempre nos sostuvo.

Que debido a nuestro amor derribamos grandes muros,

que sin éxito alguno su misión era acabar con nuestro futuro.

Algunos incluso puestos por nuestra propia imperfección,

todos ellos tirados abajo por nuestra determinación, a ser felices para siempre.

A no dejar que nada ni nadie nos impida ver lo importante.

Que solo podemos existir juntos,

que encontré el amor en tus ojos.

 

 

Esta sigue siendo nuestra historia,

un cuento de hadas sobre un amor sin igual.

Un retrato de lo que hemos vivido,

algo que no tiene final.

Ya queda menos para lo más ansiado,

te aseguro que valdrá la pena todo lo esperado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres